Miércoles , Junio 28 2017

Cuatro cosas que no sabías sobre las cosquillas: ¿por qué dan miedo o tanta risa?

Cuatro cosas que no sabías sobre las cosquillas: ¿por qué dan miedo o tanta risa?

1.- ¿Por qué nos reímos de manera incontrolada cuando nos hacen cosquillas?

Las risas de alegría, de diversión y de cosquillas activan áreas del cerebro que controlan las reacciones faciales y vocales, pero sólo las cosquillas activan el hipotálamo, la región vinculada al dolor.

Es posible que el cosquilleo sea interpretado por el organismo como una amenaza y que la risa sea una señal social de sumisión para evitar salir lastimado o para desactivar una situación alarmante.

2.- En la mayoría de las personas, el pie derecho siente más cosquillas que el pie izquierdo.

Pues aunque parezca extraño, así es: el pie derecho siente más cosquillas que el pie izquierdo, en la mayoría de casos, tal y como constataron en los años 1980 científicos italianos.

Se sometieron al experimento 34 personas, y los investigadores confirmaron el hallazgo. Y además también descubrieron otra cosa.Que los hombres sienten más cosquillas que las mujeres.

Los científicos sospechan que esta asimetría se debe a que el hemisferio izquierdo (que detecta los estímulos que se aplican en el pie derecho) está más implicado en las emociones positivas, entre ellas la risa.

3.- Algunas personas sufren fobia a las cosquillas ?.

básicamente, en el miedo injustificado, persistente y anormal a recibir cosquillas con plumas se llama pteronofobia.

4.- Los animales también sienten cosquillas.

Una de las primeras frases que aprendieron Washoe, un chimpancé al que se enseñó el lenguaje de signos, y Alex, un loro gris capaz de construir expresiones sencillas, fue “tú cosquillas a mí”. Los primates y algunas aves no son los únicos animales con los que compartimos esta sensación. Un estudio del Centro de Neurociencias de la Universidad Bowling Green del estado de Ohio, en EE UU, reveló que las ratas de laboratorio literalmente chillan de placer cuando se les hace cosquillas y, como los humanos, las utilizan en sus juegos y para establecer vínculos sociales.
En el proceso liberan dopamina, un neurotransmisor que se relaciona con las emociones y los sentimientos de placer.
Las cosquillas no son un comportamiento exclusivo del hombre, se presentan en diversos animales y son bastante comunes en los mamíferos, de lo cual cabría esperar que su origen es anterior al del hombre, y las peculiaridades en el mismo no se deberían al origen del mecanismo, sino a adaptaciones posteriores.
Pero como todo en esta vida, el exceso puede ser perjudicial. Incluso se usó como método de tortura. Ya que no deja marcas ni heridas.

Tambien podria interesarte: Cientificos desarrollan un árbol que produce 40 tipos de frutas

0 / 5 (0 votos)

Articulo Recomendado

solsticio de invierno

Conoce más sobre el solsticio de invierno

Los sucesos astrológicos desde tiempos inmemoriales siempre han sucedido en el trascurso de la vida …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *